29 marzo 2014

Santa Ira

Ayer vi "Some kind of monster", el excelente documental que hicieron sobre la grabación del disco de Metallica "St. Anger", una muestra de cómo son las relaciones humanas, los egos y las inseguridades, la rabia y el sentimiento de culpa en los miembros de una banda que ha vendido millones de discos por todo el mundo en estos últimos treinta años. Sentimientos que no son ajenos a los de cualquier otro mortal.

Durante más de dos horas y media las cámaras siguen el proceso de búsqueda interior de cada integrante de Metallica y se muestran desnudos bajo la tutela de un psicoanalista que les va dirigiendo hacia los caminos que deben explorar en busca de, no sólo la armonía personal entre ellos y en sí mismos, sino también para poder afrontar las duras jornadas de grabación y la responsabilidad que conlleva sacar un nuevo disco después de seis años de silencio. Un disco, además, que buscaba tener un sonido diferente al que habitualmente tenía Metallica. Más crudo, más sincero, más directo. Que reflejaran esos intensos años de cambios mientras grababan ese disco.



Pensé en este blog. Las historias de Mr. Hun Shu (otrora Mr. Randal).
Apenas ocho entradas el año pasado. Muy pocas. Quizás, también, muy pocas ganas de mostrar nada. 
Pensé también en mi St. Anger particular. En lo que estoy viviendo ahora. Los cambios y las dificultades que estoy pasando. En mi silencio. Ante mis amigos y mi familia. Es como si de repente estuviera en una habitación con luz muy tenue, en uno de esas cabinas individuales que hay en los sex shops. Y quien se desnuda ante mi no es ninguna diosa del Barrio Rojo, sino yo. Mr. Hun Shu. Ese que ahora tiene barbas y antes tenía sueños.

Pensé, por último, que desearía gritar y romper ese silencio. Este aislamiento express de estas últimas semanas.

Y tal vez, sólo tal vez.

Esto

Me pudiera servir para, al menos,
desnudar mi cotidianidad.