08 junio 2011

Free/Libre



I have no idea to this day what those two Italian ladies were singing about. Truth is, I don't want to know. Some things are best left unsaid. I'd like to think they were singing about something so beautiful, it can't be expressed in words, and makes your heart ache because of it. I tell you, those voices soared higher and farther than anybody in a gray place dares to dream. It was like some beautiful bird flapped into our drab little cage and made those walls dissolve away, and for the briefest of moments, every last man in Shawshank felt free.

No tengo la más remota idea de qué coño cantaban esas dos italianas. Y lo cierto es que no quiero saberlo. Las cosas buenas no hace falta entenderlas. Supongo que cantaban de algo tan hermoso que no podía expresarse con palabras. Y que precisamente, por eso, te hacía palpitar el corazón. Os aseguro que esas voces te elevaban más alto y más lejos de lo que nadie viviendo en un lugar tan gris pudiera soñar. Fue si como un hermoso pájaro hubiera entrado en nuestra monótona jaula y hubiese disuelto aquellos muros. Y por unos breves instantes hasta el útimo hombre de Shawnshank se sintió libre.

2 comentarios:

Lamardestrellas dijo...

¡Qué escena, madre mía! Gracias por recordármela...

Jesús Elorriaga dijo...

Esta película cambió toda mi vida. Es una de mis escenas favoritas, la forma en la que habla de la sensación de libertad.