10 abril 2011

Lumet

"Mientras que el objetivo de todas las películas es entretener, la clase de cine en la que yo creo va un paso más allá. Pretende que el espectador analice uno u otro aspecto de su propia conciencia, que estimule la mente y el pensamiento" (Sidney Lumet)


Dice Enrique Urbizu en un artículo publicado hoy en El País, que Sidney Lumet trató al espectador como un igual y nunca pensó que fuéramos un rebaño de imbéciles. Me gusta su estilo al describirle como un cineasta honesto, sin concesiones, respetuoso con la narrativa, con el poder del guión y sobre todo con el talento de sus actores. Para mí era (y es, porque sus obras siguen vivas) un cineasta de referencia. Un maestro. Un ejemplo. Puso broche de oro a su carrera con Antes de que el diablo sepa que estas muerto - Before Devil knows you're dead, (2007) con una historia violenta, dura, narrativamente sorprendente pero en absoluto efectista. Desde sus inicios marcados por las influencias de sus trabajos en televisión, reflejado en 12 Hombres sin piedad - 12 Angry men, (1957) hasta su época más fructífera en los 70 y 80 siempre ha sido fiel al uso del cine como herramienta de comunicación de historias sociales, de perdedores con dignidad, de ejemplos de superación interna, de personajes íntegros. De personas, con todas sus luces y sombras, luchadoras a la contra en un entorno equivocado.
Mis favoritas son Serpico (1974), ejemplo del montaje al servicio de la narrativa, Tarde de Perros - Dog day afternoon, (1975), Network (1976) - ver post más abajo homenaje al inolvidable y actual discurso de Peter Finch - y por encima de todas, Veredicto final - The Verdict (1982). En esta película Paul Newman fagocita, devora, muta en un personaje condenado al ostracismo, a la marginación. Un perdedor que sólo confía en un instinto. Que se agarra a un aparente caso olvidado para luchar por la dignidad de una víctima de errores médicos y por su propia dignidad, tanto profesional y como personal.



Siempre en el recuerdo, Sidney Lumet (1924-2011)

4 comentarios:

Ana Pepinillo dijo...

veo mucho cambio por tu casa, tendré que echarle un vistazo más a fondo. besos.

Jesús Elorriaga dijo...

Pásate siempre que lo desees :) Es sólo un redecoración, pero el contenido es el mismo. Besos!

S. Raló dijo...

WOOOW!!
Estoy tan "out" del mundo físico, virtual y televisivo que no había visto estas nuevas pinceladas al muro de tu casa.
Curioso, sí señor.

Un beso

Jesús Elorriaga dijo...

Nah, uno que se aburría y decidió remodelar la casa con cuatro chorradas.
"Mi casa, su casa" como decía Eric Stoltz en Pulp Ficion. :)

Beso!