29 diciembre 2010

El estado de las cosas

Es cierto que no veía CNN+ las veinticuatro horas. Lo mío pasa más por los canales temáticos de cine y deportes. Tenía su canal justo al lado del Canal 24h, otra especie en peligro de extinción, y cuando zapeaba solía quedarme viendo las noticias cuando había algo que me llamaba la atención. Casi siempre un rostro conocido: José Ramón Pindado con su tono amable y sereno, Benjamín López por la noche, Iñaki Gabilondo y, sobre todo, las entrevistas de Antonio San José.
PRISA no me da de comer por eso puedo decir que, como empresa, me importa una mierda su devenir. Reconozco que tuvo su época dorada y hasta tenía mi admiración. Cuando aquí el que escribe era un ingenuo e idealista estudiante de Periodismo, veía en PRISA un lugar con prestigio donde podría desarrollar mi carrera. La última vez que rellené el CV-para-caer-en-saco-roto que tienen en su página de empleo me acordé de estas cosas. Qué tiempos, eh, chaval.
Ahora las cosas son bastante diferentes. Así como un poco más agrias y tal. Pero eso es otro tema. El caso es que decía que me importa más bien poco hasta dónde puede caer de bajo esta empresa sobre todo ahora que han apostado definitivamente por autoinmolarse al cerrar CNN+. Pero siento un gran respeto por los profesionales que han trabajado en esa cadena, ajenos a las decisiones empresariales, esas mismas que han demostrado a todos que su decadencia moral impone sus criterios destruyendo el espíritu libre de la información. Con sus aciertos y sus errores. Con todos sus colores. Pero información, sobre todo. Eso que nos hacía ponernos firmes a los idealistas. Algo así como una bandera de libertad y, en este caso, también con la calidad. Por eso, por todos los que trabajaban allí, me indigna ver cómo ha terminado la cosa.
En este vídeo se ve una realidad que a la gran mayoría de los televidentes le provocará indiferencia. Pero que a mí, contemplándolo, me produce cierta tristeza. ¿Es esto todo a lo que podemos llegar? ¿Es esta la forma cruel y chistosa de acabar con un medio? ¿Sustituirlo de cuajo por su némesis?
Por suerte por cada puerta que se cierra, se abrirán más.

20 diciembre 2010

Sobre las guerras civiles



http://www.juliomedem.org/filmografia/vacas.html


"...el único modo decente de alejar los fantasmas perversos de nuestra Guerra Civil: no juzgar a los protagonistas por sus ideas, sino por sus actos"
(de Mil días de fuego y olvido, un artículo de Arturo Pérez-Reverte)

08 diciembre 2010

Eso es bueno



Intro:

"Cuando era joven, mi padre y yo solíamos discutir sobre cualquier cosa. Yo solía llevar mi pelo realmente largo por encima de mis hombros. Tenia 17-18 años y, tío, él lo odiaba. Y discutíamos muchísimo porque pasaba mucho tiempo fuera de casa. En el verano no se estaba mal, hacía calor y los amigos también salían, pero en invierno, recuerdo estar en el centro pasando mucho frío, con el viento soplando con fuerza. Había una cabina de teléfono en la que solía quedarme llamando a mi chica, en ocasiones durante horas y me pasaba toda la noche. Y finalmente, me armaba de valor para volver a casa. Yo estaba allí en el camino de entrada y él me estaba esperando en la cocina. Remetía la melena por el cuello de la camisa,entraba y él me llamaba para que fuera a sentarme a su lado. Y lo primero que me preguntaba era que pensaba que estaba haciendo con mi vida. Y lo peor de todo es que nunca podía explicárselo.

Recuerdo que tuve una vez un accidente de moto y estaba en cama, cuando hizo venir a un peluquero para que me cortara el pelo. Puedo recordar haberle dicho que le odiaba y que nunca lo olvidaría. Y el solía decirme: " estoy deseando que el ejercito te llame. Cuando te llamen harán un hombre de ti y te cortaran el pelo".

Y era el año 68 ,me parece, cuando un montón de chavales del vecindario fueron a Vietnam. Recuerdo que el batería de mi primera banda solía venir a mi casa con su uniforme de marine diciendo que iba a ir y no sabía donde estaba aquello. Un montón de chicos fueron y muchos no volvieron. Y los que volvieron no fueron los mismos nunca más. Recuerdo el día que recibí mi notificación. Se la escondí a los míos y tres días antes de las pruebas mis amigos y yo salimos y estuvimos fuera toda la noche y cuando subimos al autobús recuerdo que estábamos todos tan asustados.

Y fuí y no las superé. Volví a casa, no es algo que deba aplaudirse ... Recuerdo que volví a casa tres días después de irme y entrando en la cocina mi madre y mi padre estaban allí sentados y mi padre dijo: ¿donde estabas? Y yo dije que fui a pasar el exámen (reconocimiento medico para el ejercito) . Y él dijo: ¿que pasó? Yo contesté: no me cogieron y él dijo: eso es bueno .

Bruce Springsteen - The River