23 julio 2008

Reggae de las mariposas

Poema original de Bernardo Atxaga.




REGGAE DE LAS MARIPOSAS

Aquellas mariposas que volaban
hacia el interior del mar...
Aquellas mariposas que, por miles,
volaban por encima de las olas...

Se alejaron de la costa
como una pequeña nube
y, dejando atrás los barcos,
se perdieron a lo lejos;

Aquellas mariposas que volaban
hacia el silencio del mar...
No vayaís! No vayaís!
No encontrareís en ese mar
un lugar donde posaros;

No tiene islas, no tiene rocas,
Ese mar sólo tiene agua, oscura agua...

TXIMELETA REGGAE

Tximeleta haiek hegal egiten
itsasoaren barren aldera
milaka tximeleta beilegi
uhinen gainteik

Kostaldetik berezi ziren
laino ttiki bat bezalaxe
baporeak atzera utziz
galdu egin ziren

Tximeleta haiek hegal egiten
itsasoaren ixiltasunerantz
ez joan, ez joan, itsaso horretan
pausalekurik ez da.

Ez dago irlarik
ez dago harkaitzik
itsasoan ez dago
ur iluna besterik.

22 julio 2008

Karadzic, detenido


Por fin cae detenido ese maldito genocida

A todo cerdo le llega su San Martín, claro que sí.

Karadzic, literato del genocidio


ELMUNDO.ES

MADRID.- Con la detención de Radovan Karadzic (Petnjica, 19 de junio de 1945), acaba la búsqueda del considerado genocida por el Tribunal Penal Internacional durante la guerra civil bosnia. Dentro de sus acusaciones, agresión, crímenes de lesa humanidad, crímenes contra la vida y la salud, genocidio, graves violaciones de las convenciones de Ginebra de 1949, saqueo, violación de las leyes de guerra.

Sin embargo, sus credenciales apuntaban a respetabilidad. Psiquiatra de profesión, especializado en neurosis y depresiones, nació al abrigo de la pequeña población serbia de Montenegro en la que fue abrazó el ultranacionalismo, por convencimiento familiar. No obstante, Karadzic es hijo de un 'chetnik', un miembro de la resistencia serbia durante la Segunda Guerra Mundial al que eso sí, sólo conoció a los doce años, cuando su progenitor salió de la cárcel tras cumplir condena por asesinato múltiple.

Pero fue en Sarajevo, en 1964, donde asume plenamente su conciencia política de forma paralela al curso de sus estudios de medicina, su fogueo como médico de un equipo de fútbol y su afición por la literatura, que entroncan con su idea de gestar una 'Gran Serbia'.

A comienzos de la década de los 90 funda el Partido Democrático Serbio (SDS), en lo que supone su primer gran paso en la política y con el visto bueno de Slobodan Milosevic. En enero de 1992 se convierte en el presidente de los serbios de Bosnia tras proclamar la independencia unilateral del país, impulsada por el propio Milosevic. Eran tiempos en los que su perfil, su sonrisa y su apariencia ofrecían una imagen amable del líder.

Sin embargo, fue entonces cuando bajo el lema "Los serbios pueden vivir sin pan, pero no sin estado" encabeza un proceso de limpieza étnica que provocó la muerte de 200.000 personas. De esta época datan las principales acusaciones por las que tendrá que rendir cuentas ante la CPI, siendo el responsable máximo del asedio a la capital bosnia durante 44 meses.

Tras la guerra, Karadzic evitó una orden de arresto manteniéndose en un oficial 'paradero desconocido' durante más de diez años. No obstante, al menos durante los primeros tiempos era un secreto a voces que se escondía en Pale, la capital de una entidad serbia de Bosnia desde la que lanzó todo tipo de proclamas antes de que la Corte Penal decidiera tomarse en serio verdaderamente su búsqueda y captura.

Un literato aficionado

Además de la política, cultivó la literatura. Decía de él otro escritor montenegrino, Marko Vesovic, que Karadzic "quería ser escritor y no le tomaron nunca en serio". Fuera su pluma mejor o peor, siempre ha presumido en más de una ocasión de su hacer sobre el papel.

De hecho, en su currículo figuran cinco libros de poesía, alguno para niños. En agosto de 1993 obtuvo el más prestigioso premio literario de Montenegro, el 'Risto Ratkovic' por su libro-recopilación de poemas 'El invitado eslavo'. En junio de 1994 fue galardonado con el premio Mijail Solojov que le otorgó la Unión de Escritores de Rusia "en el reconocimiento público de los méritos artísticos y la elevada moral de sus obras". Además, su biografía ha motivado la creación de varias obras sobre él por parte de sus partidarios, agrupados en el denominado 'Comité para la Verdad sobre Radovan Karadzic'.

En este punto se mezcla la propaganda sobre su persona y las versiones radicalmente opuestas acerca de sus actos, de exterminador nazi a loable defensor de la historia y los intereses serbios. Aunque la única versión objetiva es la de la CPI, la de la Justicia.

Amante de los casinos y de las mujeres

De su vida personal poco ha trascendido sobre sus años de visibilidad. Pesa en este capítulo también la cita de Vesovic, que añade a lo de la literatura otras perlas: "Quería ser rico y estuvo once meses en la cárcel por asuntos turbios de dinero. Le gustaban las mujeres bonitas y tuvo que casarse con una fea a la que dejó embarazada".

Del dinero, trasciende su cacareada afición por los casinos, donde presuntamente gastaba enormes fortunas. En cuanto a las mujeres, pese a estar casado con Liljana Zelen y tener un hijo y una hija, un incidente protagonizado por ésta, Sonia, es significativo. En 1993 abofeteó públicamente a la supuesta amante de su padre, Clara Mandic, cuando ambos se encontraban en un restaurante de Belgrado. Su hijo, Aleksandar (Sasha), fue interrogado y puesto en libertad en julio de 2005 por militares de la OTAN.

Sobre las putas

Una (triste) realidad evidente

Noticia publicada en El País. (c) JOAN M. OLEAQUE 20/07/2008

Las españolas vuelven a los prostíbulos

La crisis empuja a muchas mujeres a volver a un oficio copado por extranjeras - Los precios se derrumban y el cliente es más vejatorio y exigente

Una madame -o mami, en jerga más actual- presenta a la chica como Ana. Es muy joven, guapa, de aspecto poco artificioso. Viste la camiseta de la selección nacional de fútbol y un tanga. "Es natural, cercana, es lo que tienen las señoritas españolas", dice su madame. Ana tiene una mirada mortecina y una sonrisa suave cuando da dos besos al cliente. Dice que lleva muy poco en el negocio, que acaba de empezar.

Es de madrugada. Ella ejerce de prostituta en una casa-club de teórico alto nivel, muy conocida en la costa mediterránea. Está a medio camino entre un local y un bajo. Es un formato en alza. Son espacios personalizados. Algunos cobran unos pocos euros la hora; otros, unos 150 o 200 euros el servicio. Pero unos y otros, en tiempos de mayor bonanza económica, habrían sido mucho más caros.

Al invitado le recibe una mujer madura. Hace sentar al cliente y tomar una copa y empiezan a desfilar mujeres, no demasiadas, las suficientes para que las recuerde. Algunas casas-club tienen horario de 24 horas y despiertan a las chicas cuando hay faena. El horario diurno facilita que el cliente acuda a la hora de almorzar; la discreción, la atención de la madame y diferentes ofertas especiales -a partir de 20 euros- han hecho que se mezclen los tipos con corbata y los que llevan mono de taller. Las casas de citas y locales de este estilo se multiplican sin regulación. Las chicas nacionales destacan. Se las muestra como atracción.

Con el boom de la prostitución extranjera en años pasados, las españolas parecían haber desaparecido del mercado, excepto del más marginal, el de los polígonos de pueblo. Ahora, en los anuncios de prostitución en periódicos y en televisiones locales se grita su presencia. Incluso, la especificidad local: señoritas catalanas, andaluzas... Según Laura, propietaria de una casa de masajes en pleno centro de Valencia, "cada día más chicas nacionales se ofrecen ahora para trabajar". Por ejemplo, Laura, de mediana edad, que fue prostituta, es española. "Caí en esto por falta fuerte de dinero", cuenta. "Hace años, las muchachas españolas podían trabajar de gogó de discoteca o de lo que hiciera falta, no necesitaban recurrir a esto, pero hoy la economía va muy mal". "Además", insiste, "ahora los mismos clientes pagan más por ellas". En su momento sucedió lo mismo con las extranjeras esculturales que llegaban a través de las mafias. Ahora, hasta en webs especializadas se destaca si tal o cual chica ha nacido en España.

La fundación Amaranta, dedicada a la acción social con mujeres en exclusión, ha comprobado este aumento de prostitución española en pisos particulares. Y también a través de Internet o el teléfono. En estos últimos casos, el sexo se practica en la calle, en el coche del cliente. "Son chicas que quieren conseguir dinero rápidamente y de manera concreta. Ven en la prostitución una posibilidad de hacer que cambie todo", explica Pilar Casas, directora de Amaranta. "En la mayoría de los casos se trata de casi adolescentes con un panorama familiar y social muy desestructurado". Piensan que el dinero les permitirá una vida más fácil, diferente de la que conocen. "Tienen un historial variado de abusos, poca cultura y habilidad social, y nula autoestima". Pilar Casas cree que son, de algún modo, "chicas para las que hoy es muy difícil participar del sistema y de sus exigencias, más aún en una situación de crisis económica".

Aunque en clubes y en la calle hay un 85% de extranjeras, las españolas ya llegan al 30% en las casas de citas, según Amaranta. Ese camino va unido al consumo de alcohol y cocaína. "Cada vez es más común", indica Laura. "La mayoría de las españolas ya tomaban antes de ser prostitutas, y, cuando ejercen, acaban de hundirse", añade. Según Pilar Casas, "muchas se buscan a traficantes como compañeros".

Un estudio de Carmen Meneses, de la Universidad Pontificia de Comillas de Madrid, constata que las entrevistadas españolas habían tenido un consumo experimental de cocaína previo al ejercicio de la prostitución, mientras que el resto no. El alcohol y la cocaína les permiten sobrellevar la actividad que realizan. Algo que, por regla general, aborrecen. "Las consecuencias del consumo pueden llevar a la desprotección en las prácticas sexuales y a ser víctimas de agresiones por parte de los clientes". Esto se suma como una condena a todo tipo de deudas, algo que hoy atenaza a muchas jóvenes meretrices. Desde la hipoteca o alquiler, en el caso español, al pago a los mafiosos, en los de extranjeras. Desde el reparto de beneficios con proxenetas o dueños de club a la cirugía estética, algo muy común en las prostitutas del sector medio-alto.

Bien lo sabe Alicia, que cuenta a sus clientes que es venezolana, pero nació en Ecuador. Era de las que cobraba "50.000 pesetas antes del euro" en un pequeño y vetusto club de lujo español. En los últimos años, el precio no hizo más que bajar y el club cerró. Ahora, ha llegado a cobrar 60 euros en un enorme local de carretera, "y menos, si hace falta".

"En el mercado del supuesto lujo, los precios caen", corrobora Rocío Nieto, de la asociación para la reinserción de mujeres prostituidas APRAMP. Es consecuencia de la economía y de la increíble competencia. Según Nieto, "genera una mayor explotación, que expone a las mujeres a todo tipo de riesgos". Las prostitutas de lujo "se diferencian del resto en su educación y en sus maneras", explica Pilar Casas, de Amaranta, "pero también suelen provenir de un panorama íntimo de abusos". Según su experiencia, "como el cliente paga más, y ahora es una mala época, el trato es aún más vejatorio y exigente".

Parece estipulado que hay más de 300.000 chicas que alquilan su cuerpo en España. Se han barajado cifras estratosféricas y se ha especulado con la posibilidad de que el sector mueva de 32 a 40 millones de euros diarios. "Antes, la hermosura y la juventud se pagaban con mucho dinero en un club", explica Alex, antiguo propietario de casas de citas. "Ahora todas las señoritas son hermosas y jóvenes. La sensación es que hay más prostitutas regulares que clientes habituales".

Eso parece en El Caminàs, un largo sendero entre huertos castellonenses. Como en otros lugares de España, allí, ahora mismo, abundan las muchachas rumanas jóvenes y bellas que años atrás hubieran podido pertenecer al sector del lujo. Ahora, el chulo incluso las lleva del huerto a la casa del cliente en una moto de campo por 10 o 20 euros. También recorre esos campos una furgoneta con dos proxenetas, un colchón y varias rumanas. Los tipos le ofrecen la chica a cualquiera por lo que lleve en el bolsillo.

Otras muchachas son transportadas cada día en furgón hasta esa zona, donde pasan jornadas de 10 horas o más. Llevan sillitas de playa, algún bocadillo y una botella de agua que les quita la sed y les hace de bidé. Aceptan prácticas sexuales extravagantes y de riesgo. "Sólo lo normal no suele pedirlo ya casi nadie", explica Sofía. Dice que es de Jamaica, pero es africana. Decenas de chicas compiten con ella. Sofía aprieta un móvil con la mano; con él avisa a su vigilante -su proxeneta, que de vez en cuando aparece por los naranjos- cuando tiene un cliente.

Chicas moldavas se arrastran por El Caminàs con algún ojo morado y hasta con señales de mordiscos en la cara. Según la Unidad Central contra las Redes de Inmigración, la prostitución mafiosa de Europa del Este es la principal en España. La edad de las chicas oscila entre 18 y 22 años. Los golpes de los proxenetas las empujan a los caminos.

Laura no permite la interferencia de mafias. "Vinieron unos rusos a ofrecerme señoritas, que se podían cambiar cada cierto tiempo, y les dije que se fueran". "Si aceptas eso, luego te piden que abras 24 horas, luego que trafiques, va todo unido", expone. Tampoco ha tenido nunca orientales, que ahora se multiplican. "Las hacen pasar por japonesas, pero son chinas", explica.

Un trabajo realizado por investigadores del Instituto de Salud Carlos III (publicado en la revista Sexuality Transmited Infections) cataloga a España como el territorio desarrollado con mayor prevalencia de relaciones sexuales venales: uno de cada cuatro hombres ha pagado por sexo. La prostitución está asimilada. Especialmente, el moderno club de carretera ha sido el gran dispensador de ella. Pero hoy la discoteca sexual de grandes dimensiones también pasa por dificultades. El modelo se agota.

"Parece que está variando", explica Esperanza Casals, sexóloga y directora del grupo de psicología aplicada Espai. "Se ha dado una asimilación de la prostitución como un consumo lúdico y masivo desligado de la moral. Y lo ha hecho a través de la propaganda de esos locales, de la vinculación de su oferta a las despedidas de soltero y al fin de semana". Ahora, en época de recesión, intentan vender lo mismo de otro modo. Al igual que las tiendas de precio medio emulan los diseños de las firmas italianas, estos locales ofrecen clase preferente a precio de calle. El alto standing, sin serlo. Rebajas todo el año.


03 julio 2008

Corazón de oro

A la memoria de Rober

Neil Young - Heart of gold

I want to live,
I want to give
I've been a miner
For a heart of gold.

It's these expressions
I never give
That keeps me searching
For a heart of gold.

And I'm getting old.
Keeps me searching
For a heart of gold
And I'm getting old.

I've been to Hollywood
I've been to Redwood
I crossed the ocean
For a heart of gold.

I've been in my mind,
It’s such a fine line
That keeps me searching
For a heart of gold.

And I'm getting old.
Keeps me searching
For a heart of gold
And I'm getting old.

Keep me searching
For a heart of gold
You keep me searching
For a heart of gold

And I'm getting old.
I've been a miner
For a heart of gold.


Neil Young - Corazón de oro

Quiero vivir,
Quiero entregar
He sido un minero
Por un corazón de oro

Son estas expresiones
Que nunca digo
Las que me mantienen buscando
Un corazón de oro.

Y me estoy haciendo viejo.
Eso me mantiene buscando
Un corazón de oro
Y me estoy haciendo viejo.

He estado en Hollywood
He estado en Redwood
Crucé el océano
Por un corazón de oro.

He estado en mi mente,
Es una línea tan delgada
Que me mantiene buscando
Un corazón de oro

Y me estoy haciendo viejo.
Eso me mantiene buscando
Un corazón de oro
Y me estoy haciendo viejo.

Me mantienen buscando
Un corazón de oro.
Tu me mantienes buscando
Un corazón de oro.

Y me estoy haciendo viejo.
He sido un minero
Para encontrar un corazón de oro.