23 octubre 2006

Antonio, un Poeta

Antonio M. Figueras: «El día que todos los poetas asomen en «El Tomate» estaremos perdidos»

A. A.
MADRID. Antonio M. Figueras, periodista y filólogo, acaba de ser padre y presentó ayer su segundo libro de poesía, «Nadie pierde siempre» (Ediciones Amargord). Su primera obra, «Poemas Complutenses» (1989) sufrió una especie de exilio interior.


-¿Vivir es un oficio de perdedores?

-Desde que nacemos estamos perdiendo, pero de manera irreflexiva e ilógica nos empeñamos en luchar como si pudiéramos ganar. Se consiguen pequeñas victorias, pero al final el tiempo y el olvido ponen a casi todos los hombres en su sitio: la nada más absoluta.

-¿Y la vida, carretera secundaria o un tango triste cantado por otros?

-Lo del libre albedrío queda muy bien cuando se cree tener casi toda la vida por delante. Las circunstancias terminan siendo más potentes que la voluntad de las personas. Nadie escribe el guión, el destino es caprichoso, pero algo nos empuja hacia ninguna parte.

-¿Cummings es su alter/ego?

-Cummings fue un descubrimiento de juventud. Por una de esas casualidades terminé envuelto en la aventura de participar en «Buffalo Bill ha muerto», una antología del poeta estadounidense que Hiperión editó en 1996. Cummings es una de las cumbres de la poesía universal. A mí me sirve como ejemplo: era tan libre que su originalidad parecía indecente.

-Cummings, Costafreda, Baudelaire... el resto es la vida. ¿Los poetas se conforman hoy con ser transformistas en cabarets sin música?

-El exilio, el silencio, las catacumbas... allí deberíamos permanecer la mayor parte del tiempo. Salir lo justo, contar lo nuestro y volver a la callada existencia. El día que los poetas empiecen a asomar en «El Tomate» estaremos perdidos.

-¿En qué incendio se aloja el poeta cuando alguien le dice que afuera hay nieve y ya no puede creer en las palabras?

-Durante algún tiempo el periodismo me salvó de la poesía. Al fin y al cabo no me siento parte de ninguna cofradía del verso. Cuando decrecían mis esperanzas en el periodismo me podía refugiar en la poesía. Y cuando fallan los dos (algo muy habitual), sólo me queda la vida: mi hijo David recién nacido, mi familia, aquellas pequeñas y grandes cosas en las que realmente se resume nuestra biografía.

-Ni siquiera los yanquis ganan siempre.

-Nadie gana casi nunca. Los americanos no vencen del todo. Ahí está Irak. Si vamos a perder, preparemos entonces una derrota digna, estética.

-¿El amor es como un juego de marcianos: al final siempre se pierde?

-Pregúntele a Garcilaso, por ejemplo. En el amor siempre se pierde, unos más, otros menos.

-«Derrocado el corazón,/intento salvarme de la tragedia./Hago como si no estuviera muerto». ¿Qué es la tragedia para un poeta?

-El problema del sentimiento trágico de la vida que a muchos acompaña es que impide la mayoría de las veces exprimir nuestra existencia. Mientras reflexionamos sobre la levedad del ser dejamos escapar la propia vida.

17 octubre 2006

Cruces

Esto lo he leido en un encuentro-chat con José Domingo Castaño, estrella de la radio, todo un clásico en la cadena SER que anima el Carrusel deportivo de dicha cadena. Es un punto de referencia en la historia de la radio contemporánea. En ese programa se dedica a narrar las cuñas publicitarias y a animar el espacio, cuando conectan con los estadios o da paso a algunas secciones del programa.

Esta era la pregunta de un lector, y posteriormente podeis ver las tremendas palabras de ese hombre, cuya voz es emblema de la cadena SER, la que tiene mayor número de oyentes del país.

"En el fondo ¿no crees que tus capacidades de comunicador estan y han estado poco aprovechadas, al haberte limitado a realizar prácticamente lo mismo, en los últimos veinte años de tu vida? "

Sí, eso es una cruz que tengo que llevar pero todos los que buscan algo tienen que arrastrar una cruz, y no quiero buscar ejemplos. La radio me ha dado a mí todo lo que yo le he pedido y yo quizá le he dado a la radio más de lo que me ha pedido. Hacer lo mismo durante 18 años es lo más duro que me ha tocado de 40 años de radio pero el Ondas que me han dado a la creatividad publicitaria el año pasado me consuela del posible desaliento por repetirme años y años. "


Una cruz... ¿qué cruz?, ¿qué coño es eso de llevar una cruz?. ¿Y qué es eso de que el que quiere buscar algo TIENE una cruz?. Y si es tan duro... ¿qué coño hacía alli, quién le obligaba, no podía intentarlo de otras formas?
¿Cómo se puede llegar a ese punto de la vida, donde tienes un nombre, una admiración por parte de tanta gente y quedarte pensando simplemente... que llevas VEINTE años... cargando una cruz, haciendo una y otra vez lo mismo cada semana... ?

Una lástima...

11 octubre 2006

Oración del creyente mentiroso

Creo en las mentiras

creo en las competiciones
creo en la revolución de los místicos
creo en la república independiente de tu casa
creo en el superpartido de la jornada
creo en el bífidus activo
creo en las campanadas de fin de año
creo en la programación especial
creo en la misa de los domingos, el pan, el periodico
creo en la compra en chandal en Caprabo
creo en lo falsamente llamado antinatural
creo en los fantasmas
creo en las colas, en las manifestaciones, en los festivales
creo en el contrato fijo
creo en la seguridad
creo en las hipotecas, los plazos fijos
creo en las prisas
creo en la familia, las obligaciones morales
creo en la desconfianza hacia el extraño
creo en lo más vendido, en los vendidos, en los títeres
creo en los número uno
creo en los líderes
creo en la belleza categórica
creo en el envejecimiento, en las cremas regeneradoras
creo en las rebajas, las ofertas, la publicidad
creo en la explotación infantil
en el golpe al más débil, en el placer del sometimiento
creo en la socialización del sufrimiento
creo en el efecto llamada
creo en los complots, en las conjeturas
creo en las promesas con la boca grande
creo en la paz bajo las armas
creo en los intereses de los políticos
creo en la intolerancia de piel dura
creo en la homogeneidad
en la necesidad de pertenecer a una raza
a un pueblo, a una misma clase social
creo en el inmovilismo
creo en el prejuicio,
en la dictadura de la masa, en la democracia centralizada
creo en la debilidad enmascarada de fuerza
creo en las cadenas, en los niveles, en las categorías
creo en la obediencia ciega, en el dogma, en el credo, en la norma
creo en la tradición, las buenas costumbres, el equilibrio

creo en la rutina
creo en la salvación
creo en la normalidad

creo en la cotidianeidad

09 octubre 2006

Corea del Norte y Viernes 13

Bueno, estamos con lo de siempre.

Agota ya todo esto de las armas nucleares, la verdad. Las amenazas, las acciones y las consecuencias. Francia, por ejemplo, en Mururoa en los 90, ahora Corea del Norte bajo tierra, ante la indignación de toda la comunidad internacional.

Corea del Norte vive al margen del mundo. En su propio exilio vital e ideológico, se creen los únicos abanderados de la Revolución mundial comunista. Más de tres millones de muertos de hambres, violaciones contínuas de los derechos humanos, ausencia total de libertad y veneración absoluta a su líder, Kim Jong Il. Un hombre que, por cuya estatura (1,64 cm) necesita calzado con plataforma para superar sus inumerables complejos y que es un gran amante del cine y, en cuya videoteca con miles de películas destaca entre todas "Viernes 13", su película favorita y un claro ejemplo del típico cine comercial estadounidense.

Viven escondidos en una cueva en la que casi nadie tiene datos concretos de lo que realmente pasa dentro de sus fronteras. Sus habitantes, en esa caverna, no tienen acceso a nada que ocurra en el "exterior", anulando así su capacidad de crítica y evolución personal.

Y pienso... cuando Marx habló de igualdad... lo hizo hablando respecto a las leyes, a las oportunidades. Igualdad de derechos entre hombres y mujeres, igualdad de oportunidades para optar a una vivienda digna, igualdad de condenas para cuando un hombre robe a otro/s hombre/s (ya sean empresarios o parias de la tierra), etc. Siguen empeñados, estos norcoranos, en que viven en una (permanente) revolución socialista mundial... pero al igual que los otros estados totalitarios, nunca acaba por llegar el siguiente paso, el estado comunista donde, segun los ideólogos, se viviría en una auténtica sociedad de igualdades y justicia social.

Al final, todo mentiras. El poder sigue siendo de los mismos perros, con collares distintos, que en su locura, en su falta de conciencia social y de crítica, dejan de lado las libertades, ingredientes unicos que pertenecen a la raza humana.

Os dejo un extracto de su agencia de noticias (http://www.kcna.co.jp/). Sin duda todo un ejemplo de consignas de alguien que ama la igualdad, la justicia social y la lucha por las libertades... en fin, terrorífico:


Kim Jong Il felicita a los jefes e instructores politicos de batallon Pyongyang, 6 de octubre (ATCC)
-- El Dirigente Kim Jong Il, Secretario General del Partido del Trabajo de Corea, Presidente del Comite de Defensa Nacional de la Republica Popular Democratica de Corea y Comandante Supremo del Ejercito Popular de Corea, felicito a los participantes en la Conferencia de Jefes e Instructores Politicos de Batallon del EPC. Cuando el Comandante Supremo hizo su aparicion en el lugar de filmacion, los participantes en la Conferencia le dieron calurosa acogida con efusivas aclamaciones de "!Viva!" y las consignas estruendosas "!Defendamos a costa de la vida a la Direccion de la Revolucion encabezada por el gran camarada Kim Jong Il!", "!Luchemos dedicando la vida para el estimado Comandante Supremo, camarada Kim Jong Il!", "!Fusil y bomba!" y "!Defensa decisiva!"

04 octubre 2006

El tiempo es una cosa curiosa


Benny:
El tiempo es una cosa curiosa. Un asunto muy curioso. Cuando eres joven o eres un niño tienes tiempo, tiempo para todo. Luego pasas un par de años aquí, un par de años allá... Bah... No es importante ¿sabes? Y cuanto más viejo eres más te preguntas:- ¿Cuánto me queda?..."

(Benny - Tom Waits - La ley de la calle, Rumble fish. Francis Ford Coppola, 1983)


Un interesante montaje de la película...

02 octubre 2006

Cielo sobre Berlín


“… Cuando el niño era niño caminaba con los brazos abiertos
Quería que el riachuelo fuera un río, el río un torrente y el charco, el mar.
Cuando el niño era niño, él no sabía que era un niño.
Todo él era alegría y todas las almas una.
Cuando el niño era niño no tenía opinión sobre nada.
No tenía costumbres, se sentaba en el suelo, corría por doquier
tenía un tirabuzón en el pelo y nunca hacía muecas al hacerse fotos

Cuando el niño era niño era el momento de hacerse esta pregunta:
¿Por qué yo soy yo y no soy tu?
¿Por qué estoy aquí y no allí?
¿Cuando empieza el tiempo y dónde termina el espacio?
¿No es la vida bajo el Sol un mero sueño?
¿No es lo que veo, oigo y huelo nada más que el reflejo de un mundo delante de otro mundo?
¿Existe realmente el mal y gente que de verdad es mala?

¿Cómo puede ser que yo
que soy yo
antes de serlo no lo fuera
y que algún día yo
que soy yo deje de ser lo que soy?...”

(Der Himmel über Berlin - Cielo sobre Berlín, Win Wenders)

Lundi Matin

Salir del Paraíso
Quemar las calles
Bucear entre las nubes bajo el agua
Hasta encontrar los fines y las raíces
Escapar de esta sociedad empapada de ibuprofeno
Que guarda en sus entrañas las máscaras
Devoradas por un fuego que agoniza
Tratando de buscar oxígeno
Inútilmente
Más allá del horizonte
De los laberintos de hormigas
De las cáscaras del razonamiento
Enfrentado a la incomprensión del abismo
Salir del Paraíso
Apartar las nubes
Bucear entre las calles hasta conquistar
El horizonte al otro lado del espejo



(Suena: "It's a very deep sea", de The Style Council)