31 mayo 2006

Miercoles por la mañana


Sobre el asfalto se funde la pereza
y en la carretera se pierden los horizontes
hacia donde me llama el futuro
y desde la cama me retienen los sueños
He encontrado un billete hacia el Cielo
y está manchado de vino y tierra
alguien arrancó su garantía
pero todavía se puede hacer algo
El motor del Thunderbird vuelve a rugir
tengo puesto el aire acondicionado
he limpiado las ventanas
y he cubierto el asiento de cuero
La armónica de Johnny Marr gime desde los altavoces
y golpea ácido contundente en mis oídos
... Everybody knows what's going wrong with the world ...

se escapa del Slow motion Replay de los Thethe
y aprieto el acelerador sin miedo
sacándome de encima telarañas de la cama
con mis latas de cerveza, mi nuevo corazón
música envolvente llena de vida
las gafas de sol nuevas
y el olor de la gasolina quemada
que me recuerda que no tengo opción
de retorno.

21 mayo 2006

Su momento exacto


Fotografía de Chema Madoz

Toda materia está llena de sentido y su lugar en el mundo le da significado. Chema Madoz trabaja con el sentido de las cosas como si se tratara efectivamente de materia. La tarea de materializar el sentido es sin duda un ejercicio poético y, por ello, quisiera resaltar en primer término que se trata de una obra que produce una percepción esencialmente poética. Madoz utiliza los objetos y su representación gráfica como si fueran palabras de un vocabulario nítido.
(...)
Una fotografía es por naturaleza la captura de un instante efímero. Toda la obra de Chema Madoz tiene esta clara relación con lo efímero. La conjunción lograda no necesita existir ni antes ni después de ser fotografiada. La materialidad de la idea no es el objeto final del trabajo realizado, sino su encuadre; su retrato. Como en la clásica instantánea: su momento exacto.
(...)
Esta colección de fotografías de Chema Madoz nos propone por tanto un juego de percepción. Las imágenes nos hablan, nos proponen un paseo por el entendimiento. Pero no se trata aquí de descubrir la solución de un jeroglífico. El enigma está resuelto. Era antes de que el artista descubriera su resolución plástica donde se encontraba en potencia el insondable sentido de las cosas que silenciosas y quietas en el lugar que les adjudicamos, se pasan todo el tiempo hablando.
(Extractos de un texto de Borja Casani)

05 mayo 2006

Relativo

"Todo es relativo", artículo de Benito Peral

Todo es relativo, he aquí el único principio absoluto. Así se expresaba Augusto Comte el padre de la filosofía positiva. Aunque dice que todo es relativo suena paradójicamente muy tajante. Digamos mejor que en las cuestiones de la vida "casi" todo es relativo.

Dos siglos antes, su compatriota Montaigne describe en sus Ensayos un sinfín de costumbres y creencias que nos pueden parecer rocambolescas y que son normales en los pueblos que las practican. Por cierto, tenéis que leer a Montaigne, resulta increíble que este hombre haya vivido en el siglo XVII; confirma aquello de que sólo leyendo a los clásicos encuentra uno cosas realmente novedosas. Pero no hay que ir tan lejos, a la Psicología Cultural, para encontrarnos con la relatividad de casi todo. Mucho más cerca, en nosotros mismos, podemos ver como nuestras certezas pretéritas hoy son ideas erróneas.
Cuando pienso cómo era yo hace unos años, cuando rondaba los veinte; qué pensaba entonces de las cosas que me rodeaban; qué opiniones y creencias mantenía; me quedo atónito y me parece sorprendente que sea la misma persona. Lo que antes me resultaba evidente, ahora me parece imposible. Pasé de ser pura certeza a duda con patas. Me vienen a la cabeza en este momento unos versos muy populares de Don Ramón de Campoamor que decían algo así como: "En este mundo traidor, nada es verdad ni es mentira, que todo es según el color del cristal con que se mira".

Además del cambio paulatino, ese que va modificándonos sin apenas percibirlo, hay experiencias límites en la vida de muchas personas que les hacen cambiar súbitamente su manera de estar en el mundo. Pasan por situaciones extremas donde ven de cerca la muerte, la esquivan, salen adelante y a partir de entonces tienden a relativizarlo casi todo. Se produce en ellos una transformación positiva de la personalidad que les hace más serenos y menos rígidos.
Ojalá no sea necesario pasar por crisis extremas para comprender que hay que relativizar, quitar hierro, disminuir la seriedad y saber que hay pocas cosas realmente importantes ¡Cuántas energías perdemos en discusiones nimias! ¡Cuántos desencuentros por cuestiones superficiales! ¡Cuánto esfuerzo en mantener posiciones numantinas! ¡Cuánto absolutismo! Y contra el absolutismo tolerancia y flexibilidad.