02 abril 2006

time time time...

Benito Peral es un hombre sabio, sabe de circunstancias y de ideas.
Este es su blog: http://www.elmundo.es/yodonablogs/miscircunstancias.html
y este un artículo, así, al azar...

Se me escapa la vida

21 de febrero de 2006.-

Todos los días tienen 24 horas, pero no todos duran lo mismo para nosotros. Hay días que se pasan volando y hay otros que parecen que nunca acaban. El tiempo falso es ese objetivo, exacto y uniforme que marca el reloj. El tiempo verdadero es el vivenciado, el subjetivo que es irregular, voluble y caprichoso. Pensando en ese tiempo subjetivo se puede decir, ¡qué corta es la vida y qué larga una noche de insomnio!

Cuando éramos niños el tiempo transcurría lentamente y conforme nos vamos haciendo mayores el transcurrir del tiempo se hace más rápido. Un día en la vida de un niño de cuatro años equivale a una semana en la de un joven de 20 y probablemente a un mes en la de un adulto de 50 y a un año en la vida de una abuela centenaria. Los niños cuentan con un horizonte temporal dónde la unidad de tiempo es el día, los adolescentes quizás tengan la semana como referencia, mientras que los adultos jóvenes comienzan a considerar las cosas de mes en mes y de año en año los que andamos rondando los 50. Aseguran los ancianos que a partir de los 70 las décadas pasan volando.


Creo que era Protágoras quien decía: "El hombre es la medida de todas las cosas". Siendo así, para un niño de un año de edad, un año es toda una vida, mientras que para una abuela centenaria un año es sólo una centésima de vida.

En definitiva, el tiempo subjetivo, el tiempo como vivencia es un movimiento uniformemente acelerado. Jorge Guillén sólo precisa tres versos para transmitirnos la idea: "Y se me escapa la vida, / ganando velocidad / como piedra en su caída".

Hay días que tiendo a la melancolía y hoy quizás sea uno de ellos, pero conviene dar valor a las cosas y pocas hay tan valiosas como el tiempo. Hay vidas cortas cargadas de vida y vidas largas sin vida apenas. La mejor manera de aprovechar el tiempo es intentar vivir siempre en el presente, dando vida a nuestros días y no simplemente acumulando días de vida

No hay comentarios: