19 septiembre 2005

Aplausos para todos

Esta mañana puse fugazmente la tele y ví un titular "La celebración por la boda de Farruquito" continúa a estas horas. Más o menos decía algo así. Era mediodía. Salían imágenes del bailaor y de toda su troupe, felices por la boda y porque el tipo se libró de la cárcel, pese a que atropelló y mató a un hombre y luego se dió a la fuga, en busca de un carnet de conducir que nunca obtuvo. Así que el tío se carga a alguien y ahora le vitorean en su boda, sale en todas las revistas, en los programas basura de la televisión, etc. Qué pasaría si fuera Farruquito el que hubiese sido atropellado y nunca hubiera podido recuperarse de las heridas que le habrían impedido bailar el resto de su vida.

También me han chivado de un artículo muy interesante de Angela Vallvey en el último número de Mujer Hoy. Ya, el Sr. Randal no le hace ascos a ningún tipo de publicación escrita, sobre todo si viene algo tan bueno como lo que, sin permiso de nadie pero dejando claro que es de su autora y fue publicado en la revista anteriormente citada, me dispongo a reproducir.

Hago mías sus palabras.

------------------------------------------------------------------------------------------------------
¡UN APLAUSO PARA ÉL!

" He descubierto los "reality" vespertinos de la tele. Esos programas donde los "invitados" saldan cuentas íntimas con la pareja, la familia, los amigos... frente a "España entera", como aseguran ilusamente. He comprobado, durante las largas y achicharrantes tardes de este verano, que aquello del "metrosexual" no es la tónica por estos lares. La España real es la que cuenta "El diario de Patricia", no la que Beckham pisa con garbo y con trencitas. Ahí es donde pueden observarse modelos de machos que, francamente, no parecen por lo general muy dignos de imitar, de modo que no sé qué hacen saliendo en horario infantil. Una se queda a cuadros delante de la pantalla con los tipos que saltan al plató, sin un ápice de vergüenza, normalmente para pedirle perdón a su pareja cuando han superado todos los límites de ignominia y recurren a la humillación televisada, último recurso en sus patéticos intentos por conseguir que los perdone.

- Vamos a recibir a Manolo García, que confiesa que se ha portado muy mal con su compañera, ciega de nacimiento, en cuya casa y a cuyas expensas él vive. Dice que está enfermo. La culpa de todo, según él, es de su enfermedad, la ludopatía, que le obliga a gastarse todo en tragaperras. Por eso le ha robado a su compañera todo para gastárselo en los billares, y hoy quiere pedirle perdón y asegurarle que no volverá a ocurrir. ¡Un aplauso para él!.

Y el público, increíblemente, le aplaude.

- Aquí tenemos a Winston Elison Gallardo. Confiesa que se ha portado mal con su esposa, Jessica Eliana Márquez, y quiere pedirle perdón. Ella limpia casas desde las siete de la mañana hasta las nueve de la noche para mantener a los cuatro hijos de la pareja, que viven en Colombia con unos parientes. Tenía unos ahorros, pero Winston Elison se los quitó porque confiesa que siente unn impulso irresistible que le lleva a locales nocturnos. Allí, se gastó en prostitutas todo lo que su mujer había ahorrado para comprarle una casa a sus hijos en su país. Pero está muy arrepentido y desea pedirle perdón, asegurándole que no volverá a hacerlo. ¡Un aplauso para él!.

Y el "respetable" aplaude como si acabara de entrar un neurocirujano que ha salvado miles de vidas. Es entonces cuando doy gracias por no ser presentadora de televisión, porque si lo fuera, seguramente diría: "Aquí tenemos a Manolo/Winston/Pepe... como se llame el infame y vil cerdo asqueroso que hoy nos acompaña. ¡Una guillotina para él!. Y la que iría a la cárcel sería yo, en vez de ellos. Todo por decir lo que pienso. O sea, por mujer incorrecta políticamente, por tener la sangre caliente. Y por bocazas ".

No quiero tampoco dejar pasar un tipo la mar de interesante en sus comentarios. Javier Pérez de Albéniz y su columna "El descodificador". Me gusta cómo ve la tele este hombre.

Que la paz sea con vosotros, hermanos. Y que se joda Farruquito y su puta boda.

Mr. R. (afilando los dientes)

2 comentarios:

Atalanta dijo...

Mea culpa…

Sigue escribiendo buen Randal, por que a mi me provoca a la vez, escribir mi opinión, que aquí dejo. Ni mejor ni peor, solo una más.

Ahora, el invitado estrella es una garrapata (por llamarlo de algún modo), disfrazada de mariposa hortera.
¿Las Imitaciones?... La imitaciones a futbolistas, modelos, personajes rosas, etc… no son tanto culpa del bombardeo televisivo como del que asiente con la baba caída ante las mismas revistas basura rosadas, ante las mismas caras, las mismas mansiones, las mismas penosas exclusivas; en los mismos programas, en cualquier cadena con un director de orquesta que más que un moderador, no es más que una figura sin sustancia y con su mala leche si se precia. ¿Periodistas?... deberían leerse algo de Alfonso Rojo.
No, que no, Que no todo es culpa de la tele. Que el “Hola” va a tener más tirada que El Mundo, que el programa más visto es… que la colonia de Fulano vende… Que Farruquito se casa y hay no sé cuántas personas apalancadas horas antes para verles, vitorearles, decirles “guapos¡¡¡¡¡”, y “periodistas que se pegan por hacer las más cercanas fotos. “Que no Señora”…. Que deje de abanicarse y coja a su nieta y váyase a un bonito parque, y tú, linda, llama a una amiga que estará viendo el mismo pésimo programa e iros a tomar un café, y tú que dices llamarte Periodista, vete a hacer entrevistas a la cola del paro, que eso son historias. Y que la policía pueda hacer su trabajo, que no consiste en escoltar carruajes de bodas.
Que no, que el pueblo siempre ha tenido el poder de mover, cambiar, criticar, pelear… Pero siempre será más cómodo hipotecarse con un coche que no se puede pagar, oler a D&G y creerse que la vida: “es que es así”. Siempre será más fácil compararse con el vecino por ideas fantasmas y reírse con los fantasmas mediáticos, que simplemente vivir, pero eso, es otra cosa. Mucho más difícil para los diferentes….

Besos

Lilac Wine dijo...

Después de llevar años machacando la tele-basura en mis clases, el texto de Angela V.,reconforta,aunque se te quede un sabor agridulce en las neuronas.A mis chic@s de segundo de bachiller les paso Las Horas,en V.O.S.,y después de protestar,les gusta.No sé,igual no está todo perdido...